Guerra Popular e Revolução (Revista O Maoísta, nº 1)

Reproduzido de vnd-peru.blogspot.com/

Ponemos a disposición de nuestros lectores este magnífico documento del PCB (FR) como aplicación creadora del marxismo-leninismo-maoísmo con los aportes de válidez universal hechos por el Presidente Gonzalo, el PCP y la guerra popular en nuestro país a tan importante problema de la Guerra y la Revolución.

AND – Hamburgo, Alemana

Febrero de 2017

Guerra Popular y Revolución

por Partido Comunista del Brasil (Fracción Roja)

“La revolución es una guerra. Es de todas las que conoce la historia, la única guerra legítima, legal, justa y realmente grande. Una guerra que no se libra, como las demás, por el interés egoísta de un puñado de gobernantes y explotadores, sino en el interés de las masas del pueblo contra los tiranos, en interés de millones y millones de explotados y trabajadores contra el abuso y la violencia.”
Lenin, “Jornadas revolucionarias”, en “El plan de batalla de Petersburgo”-1905

“Nuestra consigna debe ser: armar el proletariado para vencer, expropiar y desarmar a la burguesía. Esta es la única táctica posible para la clase revolucionaria, táctica que se desprende de todo el desarrollo objetivo del militarismo capitalista y es determinada por este desarrollo. Sólo después de haber desarmado la burguesía es que podrá el proletariado, sin traicionar su tarea histórico-universal, convertir en chatarra todo el armamento en general y así lo hará, indudablemente, el proletariado, pero sólo entonces, de ningún modo antes”. (subrayado nuestro)
Lenin, “El Programa Militar de la Revolución Proletaria”

“…la experiencia de la lucha de clases en la época del imperialismo nos enseña que sólo mediante el poder del fusil pueden la clase obrera y las clases trabajadoras derrotar a la burguesía y a los latifundistas armados, en este sentido podemos decir que sólo con fusiles se puede transformar el mundo entero”.
Presidente Mao, “Problemas de la guerra y de la estrategia”

“El cerne de la estrategia del proletariado y de su partido es el desarrollo de la Guerra Popular a través de la guerra de guerrillas”.
Manoel Lisboa, “Carta de Doce Puntos a los comunistas revolucionarios”

1-Introducción

El problema de la vía de la revolución proletaria como la de la violencia revolucionaria quedó planteado por el marxismo ya en el Manifiesto Comunista de 1848, cuando Marx y En­gels expusieron de forma sistematizada por primera vez su doctrina. Desde sus fundamentos el marxismo afirmó tanto la necesidad del proletariado de organizarse en un partido diferente de todos los hasta entonces surgidos en la historia cuánto de la violencia revolucionaria como vía de la revolu­ción. En el Manifiesto del Partido Comunista señalaron in­confundiblemente que los comunistas no se rebajan a ocultar sus ideas, que al contrario proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados con el derrumbe vio­lento de todo el orden social existente.1 La primera tentativa del proletariado de asaltar los cielos, la Comuna de París de 1871, que pese a todo su heroísmo, fracasó después de 70 días y Marx hizo ver sus enseñanzas y significado histórico, mostró que en la ausencia del partido revolucionario úni­co del proletariado y de su dirección absoluta, así como que en la falta de comprensión de la necesaria dictadura revo­lucionaria en todos los terrenos sobre la burguesía y demás clases explotadoras derrumbadas del poder, se encontraban las causas principales de su derrota. Hizo ver aún otras en­señanzas de aquella experiencia, como la de la nueva forma estatal que vislumbrara diferente y opuesta a la de las clases explotadoras a lo largo de la historia. También que, el baño de sangre llevado a término por la reacción unida para de­rrotar la Comuna, hiciera el proletariado, que hasta entonces principalmente sólo había conocido la burguesía como fuer­za revolucionaria, verla como tal en la contrarrevolución.2

Con el paso del capitalismo a su etapa superior y última, la del capital monopolista, y cuando la guerra de rapiña se im­puso como política inherente al imperialismo y el oportu­nismo se manifestó abiertamente entre los marxistas, Lenin entendió como necesaria e inevitable la división en las filas socialistas para defender el marxismo de su falsificación.3 Le­nin elevó el marxismo a una nueva etapa de su desarrollo en la que resalta el partido de nuevo tipo como el destacamento de vanguardia del proletariado y organización de combate de jefes revolucionarios y la teoría y táctica de la revolución pro­letaria en general y de la dictadura del proletariado en parti­cular.4 El leninismo preconizó que los comunistas tienen que forjarse en la lucha contra el oportunismo y en la violencia revolucionaria. “La revolución es una guerra”5 sintetizó él y así dirigió la primera revolución proletaria triunfante, la gran Revolución Socialista de Octubre de 1917. Partió de que el problema central de toda y cualquier revolución es el poder, y siendo la médula del poder del Estado su fuerza armada, para derrotarla sólo oponiendo a ella otra fuerza armada.6 Así siendo, en última instancia, el problema para el proleta­riado consistía en organizarse en un partido y en una fuerza armada dirigida por éste, el partido comunista.

Continuar lendo “Guerra Popular e Revolução (Revista O Maoísta, nº 1)”